Deja decisión a la que podrías encontrarle mil

Deja que tu corazón te indique el camino”Ten el coraje de seguir tu corazón y tu intuición.Ellos saben de alguna manera lo que realmente quieres ser.Todo lo demás es secundario”– Steve Jobs Si bien  no debemos dejarnos llevar ciegamente por nuestras pasiones, sí debemos dejar que el corazón nos indique el camino porque él, de alguna manera, sabe muy bien lo que quiere y lo busca. Parte de tener éxito depende de nuestra capacidad para comprometernos con lo que nos dicta el corazón, aunque no de manera impulsiva o temeraria, sino de tal modo que sepamos y tengamos muy presente qué es lo que queremos hacer con nuestras vidas.Déjate llevar deliberadamente por las cosas en las que creer fervientemente, sin importar que no sepas si los proyectos que quieres comenzar tendrán o no éxito. Lo importante es que el viaje que vayamos a emprender concuerde con aquello que realmente queremos hacer en la vida.¿Alguna vez has sentido que debes tomar una decisión que no parece tener lógica alguna? Una decisión a la que podrías encontrarle mil argumentos en contra, pero que aún así tu intuición te dice que es la mejor opción. Seguramente te ha pasado al menos una vez en la vida. Esto puede resultar bastante confuso y contradictorio; después de todo, las contiendas entre el corazón y la razón nunca son sencillas. Lo más importante, en estos casos, es saber que la intuición no siempre debe ser descartada por parecer impulsiva, y así lo demuestra la historia de Steve Jobs, fundador de la Apple.Para Jobs, la decisión de abandonar sus estudios fue el inicio de su exitosa trayectoria. Aunque, claro, que haya funcionado para él no significa que funcionará para todos. Cada uno de nosotros somos los responsables de decidir qué camino tomar y qué es lo que nos conviene más. Aún así, Steve Jobs es la prueba de que se puede tener éxito si eres fiel a tus instintos.La importancia de no descartar lo que nos dicta el corazón radica en que los razonamientos lógicos que podamos tener probablemente estén altamente influenciados por la opinión de otros, los valores morales y las normar de la sociedad. En cambio, nuestras intuiciones son algo totalmente nuestro, y si creemos en ello y estamos dispuestos a luchar por ello, tal vez válgala pena apostar por ello,  ¿no lo crees?